Software de gestión empresarial para comerciales 2018 | Appsalerate

EL mejor software de gestión empresarial 2018

La transformación digital de las organizaciones es imparable y no hay más remedio que avanzar y entrar de lleno en la automatización de procesos. Tal vez este sea el primer paso que se deba llevar a cabo a través de un software de gestión empresarial.

El mejor Software de Gestión Empresarial 2018

Hasta ahora, la erradicación del trabajo manual se ha estado realizando con el uso de distintas soluciones de software.  Pero, esta manera de trabajar demostró ser muy compleja y ralentizaba unos resultados que se precisaban más ligeros.

Las compañías se dieron cuenta de que el negocio solo podía adaptarse a través de una visión global y que pudiera estimular la gestión empresarial al 100 %. Evidentemente solo había un modo de conseguir este propósito: aunar toda la gestión a través de una herramienta GLOBAL.

Esta forma de actuar iba a permitir que el negocio se fundamentara sobre los datos proporcionados por todas las divisiones.

Al mismo tiempo, también se hacía necesario contactar con otros efectivos que llegaban del exterior: socios, proveedores y clientes. Ellos también debían formar parte de los movimientos de la empresa.

El resultado era redondo y permitía poder disponer de una imagen completa de la empresa.

Al margen de que la toma de decisiones se basaría en datos reales y no en golpes de intuición. Todo esto estaba muy bien, pero para conseguirlo había que dotarse de un buen ERP, que conectara dentro y fuera de la entidad.

Un buen software de gestión empresarial debe automatizar los procesos traspasando las barreras internas de los organismos.

Los datos tienen que llegar de todos lados, desde las entidades bancarias hasta las RR. SS.

¿Cómo elegir un software de gestión empresarial?

Es preciso que se piense en clave de conectividad y multifuncionalidad. Hay que tener en cuenta que el ERP debe estar preparado para afrontar, desde un solo punto, distintas cuestiones de una manera ensamblada.

Esta forma de proceder acabará enriqueciendo y facilitando la forma de gestionarlo todo.

Desde los registros contables habituales al inventario o a la transformación de planes en tácticas de comercio online. 

Y obviamente, sin  abandonar en ningún momentoel análisis de los procesos de negocio.

Para ello hay que contar con un software de gestión capaz de llevar a cabo este procedimiento cargado de innovación.

Con él tendrán que quedar cubiertos los distintos frentes que abren el mercado y la digitalización de la sociedad. Responder a estos retos debe hacerse en tiempo real.

Cuestiones como el ajuste a los precios del mercado, su capacidad modular, la comercialización a través de un proceso de suscripción… serán solo algunos de los detalles que permitan que una compañía sea capaz de controlar sus costes constantemente.

Qué se debe saber antes de elegir un ERP

Si se está en el proceso de implementar un ERP , hay que asegurarse que la plantilla está preparada para llevar a cabo este cambio.

No vale con que estén involucrados los trabajadores, también deberán estarlo el CEO y el personal directivo.

Existe una encuesta de Gartner que asegura que entre un 50 % y más del 70 % de los software de gestión empresarial acaban fallando en su propia implementación.

Sin embargo, hay que pensar que se habla de proyectos muy caros que deben incluir visión de continuidad y rentabilidad a largo plazo.

Esta es la razón principal para que se tenga todo muy claro antes de elegir el ERP adecuado.

Por ejemplo, la Dirección de la empresa debe involucrarse y obtener una visión 360º de lo que supone el proyecto.

Es cierto que el equipo directivo no es el que más interacciona con un software de gestión empresarial. Sin embargo, debe estar al tanto de lo útil y provechosa que es su participación para mejorar cuestiones como la productividad y los temas organizativos.

Esa misma actitud debe encontrarse en todos los departamentos de la empresa.

Es importante que se les explique bien cómo van a cambiar los procesos y que tendrán formación para afrontarlo. Además, con los líderes adecuados y motivados, el trabajo será más sencillo. No obstante, resulta indispensable que todos los miembros de la organización compartan esa motivación. Esta es la manera de combatir la resistencia al cambio, que podría arruinar la implementación del ERP.

Cuáles son los puntos clave que debe tener un buen software de gestión empresarial

Decidir la implantación de un sistema ERP es una cuestión delicada que afecta a toda la estrategia y el futuro del negocio. No es tanto una cuestión del coste inicial de este tipo de software. Hay que analizar otros muchos asuntos que seguro que van a impactar en la empresa.

El software de gestión empresarial ideal: ¿Cómo debe ser?

Módulos integrables.

El ERP busca, entre otras cosas, la integración de todos los departamentos. Se ha apostado por la automatización y la agilización de los procesos de negocio.

Toda la gestión corporativa deberá quedar unificada: proyectos, contabilidad, almacén, fabricación, finanzas, compras, facturación, tesorería, ventas, proyectos… Un buen ERP debe brindar la posibilidad de disponer de diferentes módulos integrables. De este modo se podrán englobar todas las áreas.

Puedes integrar un CRM comercial en tu ERP para completar el departamento de ventas y aportar a tus comerciales facilidades laborales.

Descubre qué es un software CRM y 6 razones por las que debes trabajar con uno. 

Automatización de tareas.

Se debe diseñar un sistema de pautas y avisos con el que se pueda ejecutar una serie de actos de manera automática. No podemos olvidar que el software de gestión debe trabajar para todos los componentes de la empresa.

Un ejemplo sencillo sería que el departamento de almacenaje cree una alerta y, si las unidades de un producto bajan por debajo de 5, esta alerta se active para avisar al departamento de compras y realizar un pedido.

Que sea intuitivo.

Un software de gestión empresarial suele basar su éxito en el nivel de satisfacción que obtengan los usuarios. Es muy importante que el ERP permita personalizaciones y mucha intuición en la interfaz: opciones de menú, tablas, simplificación en la creación de nuevos procesos, nuevos campos…

Un buen ERP es aquel que tiene una mayor versatilidad y puede adaptarse fácilmente al negocio. Si es la empresa quien tiene que adaptarse al software comercial, la cosa no va bien. Por otro lado, el ERP deberá permitir acceder a través de cargos y personal autorizado. Esta es la única manera de conseguir que los datos corporativos reciban la máxima protección.

Disponer de un sistema abierto.

Este requisito resulta vital para poder importar y exportar datos. El ERP debería poder integrarse con otras soluciones corporativas externas: tienda online, TPV, movilidad empresarial… Tampoco se puede olvidar su integración con clientes, socios y proveedores y que pueda trabajar con datos independientemente de su formato: Excel, ASCII, XML, Access…

Administración documental y facturación avanzada.

Supone una gran ventaja poder contar con un software de gestión que posea soluciones de escaneado y detección automatizada de la facturación recibida por la empresa. Del mismo modo, la empresa podrá ser más eficiente con un módulo de factura electrónica, autentificada con firma digital.

Análisis y KPIs.

Al contar con una completa integración de todas las áreas del negocio, es posible el trabajo con datos idénticos para todos. Esto hace posible que se puedan realizar análisis más afinados y conseguir una información más valiosa.

Al margen del briefing y los informes, es importante que la herramienta permita disponer de cuadros de mando, capaces de mostrar los KPIS de cada sección de una manera visualmente más sencilla.

Elegir un fabricante adecuado.

Es importante que se compruebe la profesionalidad del proveedor y cómo funciona su producto entre las empresas españolas. Es importante que el ERP esté configurado y se actualice acorde a la legislación española. Elegir un socio especializado hará que la solución se implemente antes y que todo el proceso resulte optimizado y listo para dar el mayor rendimiento.

Es importante entender que en el mercado existen muchas opciones. Sin embargo, no todas serán adecuadas para el mismo tipo de empresa. Conseguir un ERP e implementarlo de manera satisfactoria va a proporcionar grandes beneficios a la empresa y la plantilla.

La compañía conseguirá mejorar su sistema organizativo y su crecimiento acabará siendo de una manera ordenada. Además, la automatización de tareas permitirá, a medio plazo, un ahorro importante en costes y en tiempo. El negocio ganará en competitividad y se conseguirá disponer de un control más elevado sobre los procesos, lo que redundará en la mejora a la hora de tomar decisiones.

Da igual si la empresa es una pyme o una gran organización, existe una solución para cada tipo de negocio. Solo habrá que elegir entre un ERP generalista o verticalizado. Los generalistas permitirán, a través de una serie de adaptaciones, funcionar para ciertos sectores. No obstante, si la empresa pertenece a un sector muy determinado: mueble, obras, alimentación… el ERP verticalizado ya viene adaptado precisamente para ese sector en concreto.

Lo que está claro es que elegir el mejor ERP para un negocio debe ser una acción que se haga con la ayuda de una persona preparada, que sepa cuál es el software de gestión empresarial más adecuado para la empresa en cuestión.

Nunca debe dejarse esta tarea en manos inexpertas. Además de perder una buena cantidad de dinero, podría arruinar el proyecto incluso antes de que acabe su implementación.

EL mejor software de gestión empresarial 2018
5 (100%) 1 vote

Related Post